Las enormes ubres de la mulata lo dejaron con la boca abierta