Los gemidos de la japonesa despertaron a varios de los vecinos