Perdió la apuesta y tuvo que pagar con sexo