Probó el rabo del taxista sin saber que una cámara la grababa