Se tragó todas las corridas de sus follamigos