Torbe pone a prueba a una rica colombiana