Acaban en un edificio abandonado donde se come su pollón