Alexis Fawx no pudo desaprovechar el empalme de su entrenador