Angelina Valentine se queda de piedra con el rabo del camarero