La cámara oculta del avión grabó el polvazo en los baños