La cámara oculta grabó el polvazo casero que se marcaron