La cámara oculta de la tienda grabó el polvazo con su clienta