Carla Pons tuvo que ir al psicólogo por ser una ninfómana