Corrida interna para acabar el polvete