Deja que el entrenador le meta mano