Dejó que la gorda de su empleada se lanzase sobre su rabo