Dos preciosas europeas compartieron rabo en sus vacaciones