Enfermera comprueba en sus carnes que su paciente está perfecto