Flaca brasileña deja seco a un español con un polvazo