Sus follamigos llegan dispuestos a taladrarla por ambos agujeros