La doctora quería un rabo de verdad