No hay placer sin sufrimiento