Olvida apagar la cámara y acaba pillada con el pizzero