El pizzero le tenía reservada una sorpresa especial a la rubia