El policía le saca una confesión a base de pollazos