Probaron el agua fresca de la piscina y saborearon sus chochitos