El profesor de yoga no pudo evitar probar sus tetazas