El recepcionista del hotel se puso las botas con dos zorras