El técnico acaba cobrándose con un polvazo en la cocina