Tienen dos panderos a tiro y no dudan en cabalgarlos