Torbe no pudo resistirse a la culona