Usan un arnés para darse placer mutuo sobre el sofá